¿Qué estás buscando?

post

Dirofilaria o ‘enfermedad del gusano del corazón’

Dirofilaria o ‘enfermedad del gusano del corazón’

La dirofilaria o ‘enfermedad del gusano del corazón’ es una enfermedad parasitaria típica de zonas templadas y húmedas, que afecta principalmente a perros

Hoy queremos hablaros sobre la dirofilaria, enfermedad parasitaria que se da en zonas templadas y húmedas, donde viven los mosquitos, insectos necesarios para su desarrollo y propagación.

En España, la incidencia de la dirofilaria varía en función de la región, pero existen zonas con riesgo extremo como la provincia de Huelva y algunas áreas de la costa de Cádiz y Málaga.

La dirofilaria afecta principalmente a los cánidos, aunque también puede llegar darse en félidos. Está causada por gusanos adultos de la familia de los Nematodos y del género Dirofilaria. En España existen dos tipos:

  • Dirofilaria immitis, que es la que tiene mayor importancia clínica y que provoca la también llamada ‘enfermedad del gusano del corazón‘.
  • Dirofilaria repens, mucho menos importante y que producirá una dirofilariosis subcutánea.

El ciclo de la dirofilariosis

El ciclo de la dirofilariosis requiere de un mosquito hembra que ingiera sangre de un animal infectado con larvas de Dirofilaria en primer estado en circulación (L1), denominadas microfilarias.

Una vez que el mosquito ingiere las microfilarias, éstas sufren varias mudas de L1 a L2 y a L3 que son ya infectantes.

Las L3 migran a través del cuerpo del mosquito hasta sus glándulas salivales, donde aguardan a que éste se alimente de nuevo. Las larvas L3, penetran en el nuevo animal a través de la perforación de la piel provocada por el mosquito, y luego migran por los tejidos a localizaciones intermedias como tejido subcutáneo, tejido adiposo y ocasionalmente a los músculos.

Entre los días 1 y 12 siguientes a la infección, ocurre otra muda a L4 en el tejido adiposo y muscular.

La muda final a L5 ocurre de 2 a 3 meses después de la infección. Para este momento el parásito ya reside en las arterias pulmonares e incluso el ventrículo derecho. Si ambos sexos del parásito están presentes en las arterias pulmonares, las hembras aparecen fertilizadas alrededor de los 120 días después de la infección, pudiendo éstas continuar reproduciéndose por más de cinco años.

Curiosidades

  • Las microfilarias pueden llegar a vivir hasta 30 meses, aunque el perro comienza a ser microfilarémico ya a los 6 a 9 meses postinfección
  • Los parásitos adultos pueden llegar a vivir de 5 a 7 años y medir hasta 30 cm.!
  • El 60% de los perros con dirofilariosis presentan microfilarias en la sangre.

Patología y síntomas

Las dirofilarias colonizan las arterias pulmonares produciendo cambios en ellas que llevan a una hipertensión pulmonar crónica que a la larga, puede desencadenar una insuficiencia cardíaca derecha. Aunque muchos animales son asintomáticos, cuando éstos presentan síntomas nos podemos encontrar con:

  • Cansancio
  • Intolerancia al ejercicio
  • Pérdida de peso
  • Tos
  • Síncopes

Diagnóstico y tratamiento

El diagnóstico de la dirofilaria se realiza mediante un análisis de sangre, aunque las radiografías, ecografías y otros análisis laboratoriales nos pueden ayudar en el diagnóstico y sobre todo para valorar las lesiones secundarias a la filaria.

El tratamiento de la dirofilaria consiste por un lado, en el tratamiento de las microfilarias si las hubiera, y por otro, en el tratamiento de los adultos. Para este último se suele emplear un tratamiento inyectable que se aplica en la musculatura lumbar del animal.

Estas inyecciones son bastante agresivas por lo que el animal después del tratamiento suele presentar dolor lumbar, malestar, anorexia o depresión. Además, en individuos con moderada o alta carga parasitaria, se recomienda la restricción del ejercicio durante el mes siguiente al del iniciado el tratamiento. Además debemos tener en cuenta que una muerte masiva de parásitos en un corto período de tiempo, puede llegar a producir una enfermedad tromboembólica pulmonar en nuestra mascota.

Prevención y control de la dirofilaria

Existen tratamientos preventivos orales, en pipetas e inyectables, recomendables en zonas de riesgo alto y extremo. Lo mejor es que consultes con tu veterinari@ cual es la mejor opción para tu perro.

Así que ya sabes, ahora que empieza a apretar el calor y salen los mosquitos es el momento de poner un tratamiento preventivo para esta enfermedad!

Sin comentarios

Añadir comentario

Su email no será publicado.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies