¿Qué estás buscando?

post

La sarna demodécica

La sarna demodécica

Qué es la sarna demodécica?

La sarna demodécica o demodicosis es una enfermedad de la piel bastante frecuente. Está producida por el ácaro Demodex que convive normalmente en el interior de los folículos pilosos de nuestros animales sin producir lesión ninguna. Es cuando existe una proliferación y multiplicación excesiva del ácaro cuando se produce la enfermedad.

A diferencia de la sarna sarcóptica, la sarna demodécica no es contagiosa ni a otros animales ni al humano, y no suele dar picor. Si el picor existiera, normalmente es debido a las infecciones secundarias de la piel de las que puede ir acompañada esta enfermedad.

Formas de presentación

La enfermedad puede manifestarse de forma localizada en cachorros antes de los 6 meses y con lesiones focales. Suele ser autolimitante.

La forma generalizada se da en perros menores de 1 año o en animales adultos o viejos afectados de alguna enfermedad interna, tumoral o por tratamientos inmunosupresores. Si aparece la enfermedad en animales adultos hay que sospechar de alguna enfermedad subyacente que le esté bajando las defensas, como puede ser por ejemplo una leishmaniosis. Existe predisposición racial (Pastor Alemán, Bulldog, Collie, Dálmata…) y familiar hereditaria.

Síntomas y diagnóstico de la sarna demodécica

Entre sus síntomas nos encontramos:

  • Enrojecimiento de la piel.
  • Falta de pelo.
  • Pioderma (infección de piel) profunda.
  • Seborrea.
  • Pododermatitits (inflamación e infección de las patas), afectando a la zona digital en interdigital.
  • En ocasiones en la forma generalizada, hay signos sistémicos como fiebre, linfadenopatía, depresión y anorexia.

Diagnóstico de la enfermedad

Para su diagnóstico basta con la realización por parte del veterinari@ de un tricograma o raspado cutáneo de la lesión. Se podrá visualizar perfectamente con el microscopio el demodex en la base del pelo.

Tratamiento de la enfermedad

El tratamiento será diferente si es localizada o generalizada:

  • La localizada se suele tratar con champús y antisépticos por vía tópica.
  • Por otro lado, la generalizada suele tratarse con Ivermectina vía oral o con productos spot on. El tramiento suele durar mínimo un mes. Si existe infección bacteriana secundaria se debe tratar con antibióticos, y por supuesto, tratar la causa inmunosupresora en el caso que exista.

Como siempre, ante cualquier duda, consulta con tu veterinari@!

Sin comentarios

Añadir comentario

Su email no será publicado.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies